Historia

El 16 de septiembre de 1976 se celebró en los locales de la Caja de Ahorros de Zaragoza, Aragón y Rioja una reunión que aglutinó a más de un centenar de empresarios de todos los sectores de actividad del sector metal de la capital aragonesa. En esta reunión se presentó el proyecto de Federación de Empresarios del Metal (FEMZ), creándose su comisión gestora. Allí se produjeron las primeras inscripciones de socios y se aprobó el primer proyecto económico de la Federación.

El 5 de marzo de 1977, cuando se celebró la reunión constituyente, la FEMZ contaba con más de 800 socios y el 27 de mayo de 1977, día en que se legalizó la entidad, agrupaba a 1.300 empresarios, cuyas empresas ocupaban entonces una población laboral de 32.000 personas.

En los estatutos de la recién creada Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza se establecía como fecha límite el 31 de diciembre de 1977 para proceder a la elección de la totalidad de los cargos directivos. Así, el martes 21 de noviembre se fijó la fecha de las primeras elecciones generales de la FEMZ. En estos comicios, Javier Ferrer Dufol fue elegido presidente de la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza, junto a Fernando Machín Salvo y Alfonso José Solans como vicepresidentes primero y segundo respectivamente. Como representantes de las grandes empresas se incorporaron al Comité Ejecutivo los portavoces de Balay y Pikolín. Como representantes de las pymes fueron los portavoces de Talleres Aragoneses, Fundiciones Montañés, Iglesias, Volquetes Roycar, Laminaciones y cortes, Anadón, Radio Lerson y Armifuert. Por parte de los empresarios autónomos fueron elegidos como representantes Hora y Oro y Bazán. En esas fechas más de 1600 empresas estaban asociadas a la Federación de Empresarios del Metal.

El primer domicilio de la Federación estuvo asentado en la calle Calvo Sotelo, 17 (hoy, Gran Vía) hasta diciembre de 1977, cuando se trasladaron a las oficinas de la calle Santander 36, segunda planta, donde se encuentran situados actualmente.

Entre los servicios que ofrecían a sus asociados podemos destacar la asesoría económica, fiscal y contable, la jurídico-laboral, servicio de nóminas y seguros sociales, de exportación, y de telex, originariamente. La negociación activa de los convenios provinciales del metal (comercio e industria) es uno de los pilares básicos y reconocibles de la FEMZ.

Actualmente, cuenta con 2200 empresas asociadas, sumando casi 20.000 trabajadores de industria y comercio de metal, con lo que se convierte en una de las asociaciones empresariales sectoriales más numerosas y representativas de España.